El gobierno se moviliza, la oposición se paraliza

0
6


Para que el diálogo sea genuino, debe efectuarse entre interlocutores que estén en pie de igualdad y que sigan el mismo juego, es decir, que usen las mismas cartas y obedezcan las mismas reglas. En el diálogo gobierno-oposición no se cumplen estas condiciones. La oposición acata el ordenamiento legal y respeta la democracia, el gobierno viola la ley cuando le conviene y usa la democracia como fachada. Todos los temas, sin excepción, que han sido puestos sobre la mesa de diálogo, tanto por el gobierno (“guerra económica”, erradicación de la violencia y necesidad de consenso y paz para enfrentar la crisis), como por la oposición (referendo revocatorio, reconocimiento de la Asamblea Nacional, presos políticos, inhabilitación de diputados de Amazonas, parcialidad e ilegalidad en la integración del CNE y del TSJ), derivan su conflictividad del régimen chavista.

Read the full article...