Gorila no conversa (muela dilatoria)

—Si los dictadores se dedicaran a dialogar con los sectores democráticos, no serían dictadores, Cheché –me increpó fuertemente mi tía Pepa Lola mientras echaba a freír un trozo e" tajalí en el caldero.

—Esos bicharengos resoplan, se dan duro en el pecho y se imponen a la fuerza –continuó–. La única mesa que los dictadores conocen es la de sus banquetes. De modo que si un gorila conversa no lo hace para cambiar nada, sino para alargar la cuerda, de otro modo sería un gobernante con vocación democrática –concluyó.

Read the full article...