Luis Oliveros El Acuerdo OPEP y Venezuela

0
Imagen de la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en Viena, Austria, 30 de noviembre, 2016. La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) alcanzó su primer acuerdo para reducir la producción de crudo desde el 2008, dijo el miércoles a Reuters una fuente del grupo. REUTERS/Heinz-Peter Bader
Imagen de la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en Viena, Austria, 30 de noviembre, 2016. La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) alcanzó su primer acuerdo para reducir la producción de crudo desde el 2008, dijo el miércoles a Reuters una fuente del grupo. REUTERS/Heinz-Peter Bader

 

Luego de muchas reuniones y guerra de micrófonos entre Arabia Saudita e Irán, al final se llegó al tan esperado acuerdo con el cual la OPEP espera sacar del mercado cerca de 1.173.000 bd a partir de enero de 2017 y por un período inicial de 6 meses buscando estabilizar los precios del petróleo. Ese recorte es muy superior a la sobreoferta actual (que puede estar en los 700.000-800.000 bd) e indicaría que al menos en el corto plazo vamos a observar un mercado petrolero con una demanda superior a la oferta o al menos, en equilibrio.

Arabia Saudita recortará unos 486.000 bd, Emiratos Árabes y Kuwait más de 130.000 bd cada uno e Irán tendrá el “permiso” de alcanzar una producción cercana a los 3.800.000 bd. Indonesia, Libia y Nigeria no tendrán variaciones en su producción.

De ese recorte, Venezuela es responsable de 95.000 bd., de una producción (para octubre de este año) de 2.067.000 bd (según fuentes secundarias de la OPEP), con lo cual nuestro país a partir de enero, en teoría, debería estar produciendo 1.972.000 bd. Esta cifra asombra y preocupa, ya que desde Pdvsa nos han dicho que la producción venezolana superaba los 2.550.000 bd en el año. Suponiendo que debemos sumar los crudos condensados y los LNG, la producción petrolera de Venezuela estaría rondando los 2.200.000 bd. No obstante hay que decir algunas cosas con respecto a ese “recorte” de 95.000 bd de Venezuela:

1. Venezuela, en promedio y según la OPEP (fuente directa con los países), sufrió una caída en su producción en 2015 de unos 116.000 bd y en 2016 de 254.000 bd, en total casi $4.500 millones menos de ingresos en ambos años.

2. En diciembre 2013 (Fuente Baker Hughes) el total de taladros operativos en Venezuela eran de 77, en diciembre de 2014 60, en diciembre 2015 68 y en octubre de 2016 48.

En nuestra opinión ese recorte de 95.000 es simplemente el declive que estaría esperando Pdvsa para su producción petrolera en el primer semestre del 2017, por lo que el recorte es una excelente excusa que utilizará el gobierno de Maduro para explicar la nueva caída en la producción. Ese recorte nos estaría costando unos $1.500 millones, con lo cual, solo en tres años, el descenso de la producción traería como consecuencia una reducción de cerca de $6.000 millones en ingresos para el país (en medio de la peor crisis de su historia).

¿Para dónde van los Precios?

Las principales bancas de inversión apuntan a que el WTI pudiera estar promediando los $55-60/b para el 2017. El presidente de Pdvsa comentó que esperaba que los precios llegaran hasta los $70/b. En lo personal considero que hay factores que invitan a ser un poco escépticos sobre la posibilidad de un pecio tan alto, por lo que nuestra proyección para 2017, al menos hoy apunta a un nivel para la cesta petrolera venezolana de entre $42-$45/b.

La principal duda es el grado de compromiso que tengan los miembros de la OPEP sobre cumplir con el acuerdo. En la historia de la OPEP, sus países han incumplido las cuotas de producción (por ejemplo Argelia lo ha hecho en el 100% de los meses del establecimiento de las cuotas, Catar y Kuwait un 90%, Emiratos Árabes un 96%, Arabia Saudita e Irak un 82%, Irán un 72% y Venezuela un 71%). Además de la OPEP y sus niveles de producción, tendremos que estar pendientes de la producción de Rusia, el cual disminuirá 300.000 bd para enero de 2017. En total los No OPEP se han comprometido con 600.000 bd adicionales.

Es clave para el mercado petrolero y las intenciones de la OPEP que los acuerdos se cumplan, si el mercado percibe que algún miembro importante de la OPEP incumple, los acuerdos podrían desmoronarse al igual que los precios.

Un dato adicional: será vital para la estabilidad del mercado observar la capacidad de reacción de los productores de Shale Oil en los Estados Unidos y los incentivos que pudiera generarles el gobierno de Donald Trump. Hoy esos productores son los “productores marginales” del mercado y niveles de precio por encima de $55-$60/b traerían incentivos a que aumenten de una manera importante la oferta de estos crudos (si los incentivos fiscales mejoran y la tecnología también, el umbral de un aumento importante de esta producción pudiera bajar hasta los $50/b o menos).

Efecto Maduro en el mercado petrolero

Es ingenuo pensar que Venezuela tuvo algo que ver en este acuerdo. Recordemos que cada vez que viajó Maduro a “pedir cacao” entre los países petroleros, la cotización cayó en promedio 4%. Por otra parte tenemos los bonos de Venezuela, los cuales apenas tuvieron ganancias, y esa nueva inelasticidad de los bonos ante subidas del petróleo se debe al Efecto Maduro, el riesgo que significa la posibilidad que Maduro permanezca en el poder en Venezuela y sea él y su equipo económico (encabezado por su “ministro” Serrano) quien sigan tomando las decisiones. Hoy la presencia de Maduro en el poder es una espada de Damocles para los venezolanos y los instrumentos de deuda del país.

Ideas Finales

El aumento en el precio del petróleo beneficiará a Venezuela, pero no podemos esperar milagros. La situación es comprometida y es muy ingenuo pensar que solo un incremento de $7-$10/b va a generarnos los recursos que esta economía necesita para salir de la crisis. Hay que estar atentos al desenvolvimiento del mercado petrolero, tal vez como nunca en nuestra historia, la única política económica que tiene el madurismo hoy es rezar para que el precio del petróleo suba, no hay plan B ni mucho menos más activos que liquidar.