Internacional Demócrata de Centro aprobó resolución por situación de Venezuela.

0



El ex presidente de Colombia, Andrés Pastrana, presentó ante la Internacional Demócrata de Centro (IDC-CDI) una resolución que fue aprobada por los partidos políticos miembros expresando su preocupación por lo que calificó como un “golpe de Estado” en Venezuela tras la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de asumir las atribuciones de la Asamblea Nacional.

“La situación es gravísima. Los partidos políticos integrantes de la Internacional Demócrata de Centro (IDC-CDI) expresamos nuestra grave preocupación, ante la comunidad internacional en su conjunto, por la decisión reciente del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, que bajo control del gobierno de Nicolás Maduro Moros declara, en la práctica, inexistente la Asamblea Nacional electa democráticamente en los comicios del 6 de diciembre de 2015, retira la inmunidad de sus diputados e instruye al mismo gobierno para que ejerza poderes absolutos, incluso apelando a la justicia militar”, explica el texto que Pastrana compartió en su cuenta de Twitter.

A juicio de los partidos integrantes de la organización, lo anterior resulta más grave en la medida en que ello coincide con el debate que sobre la ruptura del orden constitucional y democrático venezolano ha decidido llevar adelante la Organización de los Estados Americanos (OEA), en aplicación de la Carta Democrática Interamericana y a propósito del informe que al respecto presentara ante el Consejo Permanente de dicha organización su secretario general, Luis Almagro, recomendando, como salida a dicha ruptura, que ya desborda los límites de una alteración grave de la constitucionalidad, la realización de elecciones generales.

“En consecuencia, los partidos miembros de la IDC, saludamos la decisión mayoritaria de los miembros de la OEA en cuanto a asumir responsabilidad en búsqueda de caminos para el restablecimiento de la democracia en Venezuela, y lamentamos que otros Estados, en minoría, no se hayan percatado sobre el dilema moral que implica la cuestión venezolana, pues no se trata de un debate entre opciones o alternativas políticas o ideológicas planteadas en la región, democráticamente aceptables, sino del pedido – como lo hace el Secretario Almagro – de realizar elecciones generales, sin medias tintas ni maquillajes, a fin de que el pueblo venezolano pueda desatarse, sin violencia, de la narco-dictadura militarizada que lo oprime cruentamente”.