Eran policías seis de los nueve miembros del colectivo 5 de Marzo asesinados

0
0

Dos miembros del Frente 5 de Marzo están detenidos y serán enviados al Centro Penitenciario Rodeo III, mientras terminan las investigaciones por su presunta vinculación con el homicidio de Carlos José Moreno, una de las 56 víctimas que ha dejado la violencia en las protestas de este año.

Este colectivo se dio a conocer a través de los medios en 2014 cuando su líder, Juan Montoya, fue asesinado durante una concentración de estudiantes frente al Ministerio Público, que fue agredida por civiles armados. Luego, en octubre de ese mismo año, José Odremán, el nuevo líder, cayó abatido en un enfrentamiento con el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas  (Cicpc).

Desde esa fecha hasta mayo de 2017 han sido asesinados al menos nueve de sus integrantes. De este total, seis miembros fueron funcionarios policiales, al igual que Jonathan Camacho, oficial jefe de la Policía de Sucre, quien ahora es procesado por la muerte de Carlos Moreno.

El miércoles 19 de abril, el oficial jefe de la Policía Municipal de Sucre Jonathan Camacho y su amigo Alexander José Linares presuntamente fueron parte del grupo de civiles que lanzaron una bomba lacrimógena a la manifestación convocada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) que se encontraba en la Plaza La Estrella de San Bernardino. Las investigaciones preliminares apuntan que, además de este hecho, los civiles armados que se trasladaban en moto dispararon contra las personas de la protesta.

El Cicpc identificó como miembro del Frente 5 de Marzo a Camacho, así como de la Asociación Bolivariana de Escoltas. Un comunicado del colectivo, que tiene su sede en Cotiza, indica que ambos detenidos son parte de sus filas.

El mismo texto señala que ese día los miembros del Frente se encontraban en La Candelaria, acompañando a la movilización del oficialismo que salió de Cotiza y se dirigía hacia la plaza de esa localidad. Agrega que el grupo fue el que ayudó a los manifestantes pro Gobierno a salir de la línea de fuego del edificio desde el cual les arrojaban objetos contundentes y delque habría salido la botella con agua congelada que asesinó a Almelina Carrillo.

El miércoles 19 de abril, Efecto Cocuyo obtuvo testimonios de los habitantes de la edificación señalada y todos coincidieron en que “los colectivos” ingresaron al edificio, amedrentaron a los residentes y se robaron algunas cosas del estacionamiento.

Al funcionario de Polisucre lo detuvieron el martes 16 de mayo en la sede policial de La Urbina, mientras que a Linares lo esposaron el lunes en la avenida Fuerzas Armadas.

Una fuente allegada al Frente 5 de Marzo indicó que el mismo martes, un grupo del colectivo se acercó a la sede del Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz para protestar por esas detenciones.

“En estos momentos hay dos de sus integrantes detenidos injustamente y vienen por el resto. Señores, 2+2 son 4. No es casual que a los que están deteniendo el Cicpc son colectivos, comisionados de seguridad. Quieren desarticular las estructuras y no lo podemos permitir. Ya van varios Antimano, Caricuao, Candelaria, San José. Tenemos que unirnos porque para los chavistas que están defendiendo el proceso hay ley, pero para los terroristas no”, manifestó uno de los líderes de este grupo sociopolítico.

Esta no es la primera vez que a este colectivo, cuya filiación política se alinea con el oficialismo, se le menciona en hechos delictivos. También han salido a relucir de forma más discreta en otras protestas opositoras de Caracas de este 2017.

El 10 de mayo, un nuevo incidente con civiles armados se presentó en una concentración opositora en el oeste de Caracas. En La Candelaria, frente al inconcluso centro comercial Sambil en el sector, un grupo de motorizados vestidos de negro y encapuchados dispararon a los manifestantes.

Ese día no hubo heridos, pero sí el reporte de robos de motocicletas y agresión a los vehículos. La Policía Nacional Bolivariana (PNB) dialogó con los armados.

Integrantes de movimientos sociales vinculados con el Gobierno indicaron a Efecto Cocuyo que esta acción violenta fue perpetrada por el Frente 5 de Marzo, aunque estos últimos negaron su participación en ese hecho. 

La fuente reveló que el Frente 5 de Marzo tiene propiedades “recuperadas” (eufemismo usado por el Gobierno para llamar a los inmuebles expropiados) en La Candelaria y San José, además de la sede principal que se encuentra en Cotiza, en la estructura que antes le pertenecía a la Policía Metropolitana.

Una de ellas es la rotativa del diario Daily Journal, ubicada entre las esquinas San Román a Crucecita de la avenida Fuerzas Armadas en la parroquia San José, la cual pasó de forma violenta a las manos del Frente 5 de Marzo en marzo de 2015.

“La madrugada del martes, un grupo compuesto por 50 personas forzó las cerraduras de las puertas de acceso a la edificación y tomó el lugar, pero pasadas las 3:00 de la tarde, colectivos armados de Cotiza y San José llegaron a la estructura, desalojaron a los invasores, y se apoderaron de la estructura”, reza una publicación de Contrapunto de esa época.

Pero su real centro de acción es el de Cotiza, desde donde monitorearon incluso las elecciones parlamentarias de 2015, según un reportaje de Runrunes: “tendrán una ‘sala situacional’ para monitorear, con radios portátiles, teléfonos y televisores, cómo se desarrollarán las elecciones parlamentarias en Caracas, pero no dio detalles, pues sus superiores no tienen intenciones de revelar sus actividades a la prensa. ‘Los principales del 5 de Marzo no quieren declararle a ningún medio de comunicación para no alumbrar y es lógico por las situaciones que ha atravesado el colectivo y porque no se sabe qué va a pasar después de las elecciones’, dijo la fuente consultada”.

Para los vecinos del sector esta agrupación política es una “banda criminal“. Un habitante entrevistado relató por ejemplo que los integrantes del Frente cobran vacuna a los bachaqueros de la avenida Fuerzas Armadas, por permitirles vender sus productos.  “Algunos viernes, el colectivo toma varios sectores de Cotiza y mandan a la gente a meterse a sus casas”, agregó.

Sin embargo, sus integrantes aseguraron que han sostenido reuniones con políticos como Cilia Flores, Nicolás Maduro, Robert Serra (cuando eran diputados) y Ernesto Villegas para su campaña como candidato a diputado de la Asamblea Nacional.

Incluso en 2014, se reunieron con viceministros de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, quienes recibieron sus denuncias por presunta la violación de derechos humanos cometida por el Cicpc en el enfrentamiento de Quinta Crespo y días después, el ministro Miguel Rodríguez Torres fue destituido de su cargo.

Las bajas

.- Juan Montoya, 12 de febrero de 2014: exfuncionario de la Policía del Municipio Libertador (Policaracas). Recibió un disparo cuando se encontraba en las esquinas Tracabordo y Monroy de la parroquia La Candelaria, durante una manifestación de la oposición que fue atacada por hombres armados, vestidos de civiles. Para ese momento era el líder de la agrupación.

.- José Odremán, 7 de octubre de 2014: se encontraba en Quinta Crespo, donde denunciaba el homicidio de tres compañeros de otros colectivos. El Cicpc realizó un operativo en el edificio Manfredir, donde se encontraba Odreman, hubo un enfrentamiento y el líder del colectivo murió tiroteado. Fue el sucesor de Juan Montoya.

.- Maikol Antonio Contreras Bernal, 7 de octubre de 2014: era funcionario retirado de Policaracas y el segundo al mando de la agrupación, murió durante el enfrentamiento que se generó en el edificio Manfredir de Quinta Crespo.

.- Samir Alejandro Pérez Navas, 29 de marzo de 2015:  era activo de la PNB y estaba adscrtto a la División de Turismo. Ese día le robaron una moto en el sector El Plan de la Sierra en la Cota 905. Una comisión de su cuerpo policial y del Frente 5 de Marzo ingresó a la zona para ubicar el vehículo. Pérez Navas fue secuestrado y asesinado. Se señala por este crimen a los integrantes de la banda de “El Coqui“.

.- Humberto Alexander Guerrero, 30 de junio de 2015: era funcionario activo de la PNB y murió tiroteado en el barrio La Ceibita de El Valle. “Fue emboscado por varios tipos de la banda de “El Eduard” y “El Nelsi“. Le pidieron el arma, intentó defenderse pero la pistola falló y le dispararon”, dijo su padre José Díaz.

.- Ronald Alexander Romero, 15 de diciembre de 2015: exfuncionario de la Policía Metropolitana y estaba en la sede del Frente 5 de Marzo cuando se registró un enfrentamiento entre sus miembros. Una fuente allegada indicó que se originó por la renovación de la directiva, que se estaban disputando dos bandos de la organización. Tras meses de discusiones, el grupo aspirante decidió ingresar por la fuerza a la sede.

.- César Alexander Arteaga Manaure, 15 de diciembre de 2015: estaba en la sede del Frente 5 de Marzo cuando se registró un enfrentamiento entre sus miembros. Una fuente interna indicó que por la renovación de la directiva, había dos bandos de la organización que se la disputaban. Pasados varios meses en discusiones sin conclusión, el grupo aspirante decidió ingresar por la fuerza a la sede.

.- Edgar Enrique Parra Sánchez, 11 de mayo de 2017: exfuncionario de la PNB, donde trabajó por tres años hasta que se retiró meses antes de su muerte. Sus familiares lo ubicaron sin vida en la morgue de Bello Monte el pasado jueves 11 de mayo. Estaba desaparecido desde el martes anterior, cuando salió de su casa en Cotiza. A sus parientes solo les indicaron que la muerte ocurrió en un enfrentamiento. La fuente relacionada con el Frente 5 de Marzo señaló que es miembro de la agrupación.

.- Roberto Leal, 11 de mayo de 2017: al igual que Edgar Enrique Parra Sánchez, sus familiares lo ubicaron sin vida en la morgue de Bello Monte el pasado jueves 11 de mayo. Lo tenían reportado como desaparecido desde el martes anterior, cuando salió de su casa en Cotiza y no regresó. A sus parientes solo les indicaron que la muerte ocurrió durante un enfrentamiento, sin precisar más detalles. Una fuente interna del Frente 5 de Marzo señaló que es miembro de la agrupación.