“Lo recordaremos sonriente”, familiares y amigos en último adiós a Diego Arellano

0
0

Una fría y lluviosa atmósfera cobijaba el Cementerio del Este la mañana de este viernes. Amigos, compañeros y familiares de Diego Arellano llegaban arrastrando tristeza y dolor. Por un lado, el grupo de scouts con sus características camisas verdes; por otro los estudiantes, profesores y egresados de la Universidad Central de Venezuela (UCV); más allá, su entrenadora de kárate con otros deportistas y también sus compañeros de trabajo en la empresa Biotecfar. Las amistades y vecinos de los Altos Mirandinos; y por supuesto, su madre y hermanos lloraban y recibían condolencias de los asistentes. Todos coincidían en algo: a Diego lo recordarán sonriente.

Este recuerdo no es precisamente por la foto que se viralizó tras su muerte, sino porque era el gesto que constantemente lo acompañaba en vida. Diego era biólogo egresado de la UCV y estudiaba un posgrado en farmacia. Era escalador, amante de la naturaleza y de los animales. Por eso, su paso en el grupo de scouts fue tan memorable, además era colaborador y ayudaba a los muchachos siempre que fuera necesario.

Este 19 de mayo, en su velorio, recibió la condecoración post mortem “Orden Buen Ciudadano”, en su única clase por parte de la Alcaldía de Los Salias y también la “Andrés Bello” en segunda clase, otorgada por los Scouts. Fueron al menos, dos gestos de paz para sus familiares. Coronas de flores de la Gobernación de Miranda y de la UCV, entre otras, reposaban tras su féretro. Fueron decenas de dolientes las que llegaron a despedirse.

Familiares de Diego Arellano recibiendo “Orden Buen Ciudadano” por parte de la Alcaldía de Los Salias del estado Miranda

Un último adiós

“Es una lástima que personas jóvenes y útiles para el país pierdan la vida víctimas de la violencia y la intolerancia”, dijo con pesar quien fuera su jefe del grupo Cayaurima de los scouts, Jorge Luis Izaguirre. Lo conocía muy bien porque lo guió desde su ingreso en la agrupación de voluntariado. Lo calificaba de tranquilo, compañero, servicial y excelente persona, pero además lo estimaba por la cantidad de cosas a las que se dedicó durante su juventud. “Eso nos llena de satisfacción, que a pesar de vivir tan poco, logró hacer muchísimo”, refirió.

Por todo esto, Izaguirre sintió necesario reconocer que la muerte de Diego pesa no solo para quienes lo conocieron, sino para el país que lo vio nacer y morir. Aunque tenía nacionalidad portuguesa y estuvo algunos meses afuera, volvió a Venezuela para aportar desde su conocimiento. En Biotecfar, empresa dedicada a realizar sueros antiofídicos y antiescorpiónicos, adelantaba investigaciones científicas.

“Nunca vamos a entender por qué se tuvo que ir así, pero sí sé que vamos a continuar su trabajo. Se van a terminar y a publicar sus investigaciones. Él se fue, pero dejó una marca muy importante en todos nosotros”, aseguró Geraldine Guerrero, su jefe en la empresa. Lo recuerda como un trabajador ideal y su sola experiencia dentro de Biotecfar dice mucho de su persona: empezó como pasante ad honorem a mediados del año pasado y, tras demostrar su utilidad y trabajo, consiguió un contrato a principios de este año. En el laboratorio, se encargaba de cuidar a las serpientes y los escorpiones, de la extracción y estudio del veneno.

“Extrañaré esa primera sonrisa que me daba cada mañana antes de entrar a la oficina”, comenta con pesar otra compañera de trabajo.

Que en paz descanse

La emotiva misa católica que ofrecieron en su honor, culminó con el canto del himno de la Universidad Central de Venezuela y  de la canción Venezuela. Minutos antes, los scouts habían hecho en forma de homenaje una parada de 10 minutos. Además, uno de sus compañeros leyó a viva voz un texto que le dedicó el director de cine Marcel Rasquin a Diego Arrelano y que tituló Irse sonriendo

Ojalá tuviera yo la valentía y la integridad de Diego de mirar a la muerte en su último aliento y sonreír pleno, libre, hermoso. Con una dicha y una paz que son desconocidas para mí. Diego vio algo que no sale en la foto. Diego descubrió algo que yo no logro atajar. ¿Qué viste, Diego? ¿Tu vida? ¿Tus amores? ¿Tu familia? ¿Tus muertos recibiéndote? ¿Aquella luz de la que hablan?”, escribió el cineasta y culminó de esta forma: “Caíste luchando por un país libre. Te fuiste sin un ápice de dudas. Lo que sea que viste te dio certeza, te dio paz, te dio fuerza, te dio seguridad. ¿Será que lo que viste, Diego, fue el futuro?“.

Figuras públicas como la rectora de la UCV Cecilia García Arocha y la dirigente del partido Vente Venezuela, María Corina Machado, asistieron al sepelio. Ambas lamentaron la pérdida de un venezolano tan valioso como Arellano.