Llegaron las lluvias y los cauces en Vargas están obstruidos

Abandonados a su suerte se encuentran 10 familias en la parte baja de la quebrada de Curcutí en Montesano. Desde hace 17 años, conviven entre aguas servidas, monte y basura a la espera de una segunda jornada de reubicación que no se ha cumplido. En la primera, menos de 5 familias del sector fueron reubicadas.

Nélida Bonaci comentó que sus familiares decidieron no hacer mejoras en sus ranchos porque el gobierno les prometió una vivienda, pues la zona es de alto riesgo y debe ser desalojada por las crecidas de la quebrada.

Read the full article...